Equipos de Protección Personal (EPP) en la Práctica Cardiológica

EQUIPOS DE PROTECCION PERSONAL (EPP) EN LA PRACTICA CARDIOLOGICA

Dr. Daniel Quesada
Jefe del Servicio de Cardiología Hospital de Heredia
Presidente de ASOCAR

 

En el contexto de la situación actual por la pandemia por COVID-19 es relevante analizar las medidas de protección e indicaciones de para la realización de estudios de cardiología. Dado que la atención de nuestro paciente es primordial en nuestro quehacer médico, nuestra propia protección es fundamental para continuar con esa misión como cardiólogos y a su vez proteger a nuestras familias y allegados.

A continuación, realizamos una síntesis de las principales recomendaciones mundiales para la realización y atención de pacientes en el contexto actual de la pandemia.

 

¿A quién evaluar con imagen cardíaca no invasiva (ecocardiograma)? 

La realización de ecocardiogramas deberá ser realizada en aquellos en los cuales la información obtenida resulte en un beneficio clínico o bien guie una intervención terapéutica. Es importante definir la relevancia clínica del estudio, así como evaluar el riesgo que tiene el paciente de ser portador de COVID-19 antes de la realización del estudio.

Particularmente esta evaluación debe ser llevada acabo en pacientes con síntomas sugestivos de infección por COVID-19 o en aquellos que exista sospecha de esta. Los estudios que puedan ser postpuestos es altamente recomendado hacerlo así, hasta que la situación para realizarlos sea lo más segura posible.

Para esto se debe definir clínicamente los pacientes que tienen un riesgo elevado de morbilidad o mortalidad si no se les realiza el estudio y para todos los demás pacientes se recomienda diferir el estudio del paciente.

La realización de ecocardiogramas transesofágicos amerita una evaluación más cuidadosa dado el alto riesgo para la generación de aerosoles y el riesgo alto de infección por COVID-19. En estos casos se realizarán solo si la información repercutirá en un cambio en el manejo clínico del paciente o bien no exista otra manera alternativa de obtener la información.

 

Indicaciones para estudios

Paciente internado con diagnóstico confirmado de COVID 19 ó alta sospecha clínica, y presencia de:

  1. Inestabilidad hemodinámica no justificada por el SARS COVID-2 u otras comorbilidades asociadas pre existentes.
  2. Derrame pericárdico significativo con sospecha de taponamiento cardíaco
  3. Insuficiencia cardíaca nueva, asociada a valores elevados y desproporcionados de PRO-BNP, o cardiomegalia no conocida (valorando estudios previos). En pacientes portadores de previa miocardiopatía con disfunción sistólica o valvulopatías en estadíos avanzados, un nuevo estudio tendría valor limitado.
  4. Angina de pecho con alteraciones en el ECG sugestivas de isquemia, asociadas a valores elevados de troponinas
  5. Pacientes con arritmias complejas.
  6. Alta sospecha clínica de endocarditis infecciosa asociada a COVID-19, con hemocultivos positivos.

Paciente internado con otros diagnósticos, sin cuadro respiratorio, y presencia de:

  1. Cardiópata conocido de previo descompensado en este momento: sólo deberían realizarse si va a proporcionar algún beneficio clínico o cambio en la conducta terapéutica.
  2. Cardiopatía de inicio reciente y descompensada (Infarto agudo miocardio, insuficiencia cardíaca, arritmia u otra condición cardiovascular relevante): sólo debería realizarse si van a proporcionar algún beneficio clínico o cambio en la conducta terapéutica.
  3. Cardiopatía nueva o previa compensada y sin factores de riesgo clínico: se deberán reprogramar y posponer los estudios.

¿Como evaluar a los pacientes? 

El sitio de la evaluación del paciente será definido en cada uno de los centros asistenciales en relación con la condición clínica del paciente y el riesgo de infección por COVID-19. Dada la portabilidad de la mayoría de los equipos, se recomienda que los pacientes positivos por la infección sean evaluados en el área de aislamiento donde se encuentran hospitalizados por su condición clínica y estos equipos deberán ser destinados solo para la atención de estos pacientes evitando así el riesgo de transmisión cruzada.

Los protocolos utilizados deberán procurar realizar una evaluación lo mas breve posible de manera que se permita reducir el tiempo de exposición, sin que esto repercuta en la obtención de la información clínicamente relevante para el tratamiento del paciente. Por lo que los estudios deberán ser realizados por profesionales con el entrenamiento adecuado para optimizar los tiempos de adquisición de imágenes.

Si disponible se recomienda la colocación de fundas de plástico cobertoras para los transductores del equipo durante el procedimiento. En la medida de lo posible se recomienda la no utilización de cables de electrocardiograma y electrodos durante la realización de los estudios clínicos.  Luego de la finalización del estudio se debe hacer una limpieza exhaustiva del equipo con las soluciones antisépticas indicadas en cada uno de los casos.

 

Protección del personal

La elección de protección personal dependerá de el riesgo de infección del paciente sea un caso sospechoso o confirmado o bien un caso no sospechoso.  Para esta evaluación inicial del paciente sospechoso se recomienda la realización de un triage inicial, ya sea en pacientes hospitalizados o ambulatorios.

Es un paciente con infección confirmada por COVID-19 o con alta sospecha clínica

SÍ        NO

Fiebre en los últimos 5 días

SÍ        NO

Tos frecuente o síntomas respiratorios en los últimos 5 días

SÍ        NO

Mialgias o cefalea en los últimos 5 días

SÍ        NO

Anosmia o Disgeusia sin otra explicación clínica.

SÍ        NO

Contacto con portador de COVID-19 en los últimos 15 días.

SÍ        NO

Ha estado en zona de riesgo de COVID-19 en los últimos 15 días.

SÍ        NO

Si alguna de las preguntas es positiva se considera un paciente de alto riesgo. Se recomienda equipo de protección adecuado y mascarilla quirúrgica para el paciente. Sin ninguna de las preguntas es positiva se recomienda:

  1. Limpieza de manos de pacientes con agua y jabón o solución alcohólica.
  2. Mascarilla quirúrgica a los pacientes que se les va a realizar pruebas de esfuerzo o estrés.

 

Medidas de protección personal

 Paciente de alto riesgo por COVID-19 o procedimiento con riesgo de generación aerosoles.

  • Respirador N95 o similares
  • Bata desechable
  • Gorro protector
  • Doble Guante
  • Protección ocular (gafas, monogafas o máscara)
  • Zapatos cerrados o botas protectoras.

 Paciente de bajo riesgo por COVID-19

  • Mascarilla quirúrgica
  • Guantes
  • Protección ocular (gafas, monogafas o máscara)

 

Información adaptada de:

  1. Recomendaciones para la realización de estudios de imagen cardíaca durante el brote de coronavirus COVID-19. Asociación de Imagen Cardíaca de la Sociedad Española de Cardiología.
  2. ASE Statement on Protection of Patients and Echocardiography Service Providers During the 2019 Novel Coronavirus Outbreak. American Society of echocariography.
  3. Primeras Recomendaciones – SISIAC sobre pandemia COVID-19 y el posible impacto en el funcionamiento de laboratorios de Ecocardiografía
Categories: COVID-19, EPP